Compartir en

Patologías y Tratamientos


Tumores intraventriculares

El sistema ventricular está constituido por los ventrículos laterales que se comunican mediante los forámenes de Monro con el III ventrículo, el cual a su vez, se comunica con el IV ventrículo por el acueducto de Silvio.

El IV ventrículo, localizado en la fosa posterior se abre al espacio subaracnoideo a través de los orificios laterales de Luschka y medial de Magendie.

El LCR  se secreta en los plexos coroideos intraventiculares y circula por todo el sistema ventricular. Las lesiones tumorales ventriculares pueden generar rápidamente obstrucción de la circulación del LCR y producir hidrocefalia obstructiva.

El cuadro clínico suele ser generalmente insidioso y caracterizado por cefaleas progresivas, náuseas, vómitos, obnubilación visual, visión doble, alteración del equilibrio, afección de marcha, incontinencia de orina y en casos severos pérdida de conocimiento. Cuando afectan el IV ventrículo pueden dar trastornos deglutorios con episodios de aspiración de líquidos, hipo y vértigo.

El tratamiento de elección es generalmente la resección quirúrgica de la lesión lo que permite aliviar la hidrocefalia concomitante. En algunos casos, debido a remanentes tumorales o a sangrado de la lesión puede requerirse la colocación de una válvula de derivación para mejorar la dilatación ventricular residual.

Los tumores ventriculares incluyen:

  • Meningiomas
  • Neurocitomas
  • Ependimomas
  • Subependimomas
  • Papilomas del plexo coroideo
  • Germinomas/Teratomas
  • Los gliomas intraventriculares suelen ser generalmente extraventriculares con infiltración de la pared ventricular y por eso se hacen ventriculares

Estas lesiones deben tener estricto control radiológico postoperatorio porque pueden generar diseminación tumoral por el LCR siendo necesario incluir toda la columna espinal en la resonancia de control.

Ejemplos de lesiones intraventriculares.

 

 

 

 

Solicitar un turno Derivar pacientes Donar a Fleni