Compartir en

Nutrición en Enfermedades Neurológicas

Alimentación sana para un cerebro sano

El cerebro es uno de los órganos más activos del cuerpo humano y también uno de los más complejos por su estructura y funcionamiento. Esto hace que tenga un importante gasto de energía. Por eso mismo, para tener un cerebro sano, no sólo es importante entrenarlo manteniéndolo activo desde el punto de vista cognitivo, sino también alimentarlo bien.

¿Qué es una alimentación saludable?

Cada vez más estudios demuestran la interrelación entre una buena alimentación y un menor riesgo de padecer enfermedades.  Es decir que una alimentación saludable es aquella que aporta todos los nutrientes necesarios y gracias a ello disminuye el riesgo de padecer alguna enfermedad y en el caso de que exista, enlentece su desarrollo.

“Existe una estrecha relación entre la nutrición y nuestro cerebro y por consiguiente, las enfermedades neurológicas”, advierte el licenciado Diego Querze, , especialista en Nutrición en enfermedades Neurológicas del Departamento de Neurología de Fleni. “Para su buen funcionamiento, el sistema nervioso requiere de un aporte de nutrientes esenciales provenientes de la alimentación”, asegura.

¿Qué necesita el cerebro para estar sano?

Hay una serie de factores nutricionales y hábitos a tener en cuenta para preservar la salud del cerebro:

  • Realizar las cuatro comidas principales (desayuno / almuerzo / merienda /cena) y dos colaciones
  • Consumir alimentos de todos los grupos
  • Comer con moderación
  • Hacer hincapié en los alimentos que nutren nuestro cerebro
  • Tomar abundante agua
  • Consumir granos integrales
  • Evitar bebidas azucaradas
  • Evitar grasas saturadas
  • Comer verduras y frutas diariamente
  • Incorporar el pescado varias veces a la semana
  • Disminuir el consumo de sal

Además, es importante:

  • Realizar actividad física programada al menos 3 veces por semana
  • Controlar los principales factores de riesgo (que en general se deben a una alimentación no saludable) como la presión arterial, el colesterol y la glucemia
  • Reducir los niveles de stress
  • Mantener un peso saludable
  • Frecuentar un ambiente saludable
  • Realizar actividades sociales

Otros factores a tener en cuenta

La interacción entre fármacos y nutrientes puede alterar la eficacia de los medicamentos así como el estado nutricional. Por eso, es importante controlar el plan de alimentación con un especialista en nutrición, especialmente si se consumen medicamentos de forma habitual.

“Algunos fármacos pueden impedir la absorción de ciertos nutrientes o viceversa”, apuntó el licenciado Querze. “Por eso, en el caso de enfermedades, es importante el abordaje nutricional temprano con un trabajo interdisciplinario para evitar complicaciones”, indicó.

 

Solicitar un turno Derivar pacientes Donar a Fleni