Compartir en

Patologías y Tratamientos


Tumores intramedulares

Los tumores intramedulares son relativamente poco frecuentes. Pueden afectar la médula cervical, dorsal y el cono medular. Los ependimomas y astrocitomas abarcan el 70% en las grandes series seguidos por los hemangioblastomas, gangliogliomas, lipomas y metástasis. Son de crecimiento lento y clínicamente producen sintomatología progresiva caracterizada por trastornos sensitivos, debilidad motora, trastornos de marcha y afectación esfinteriana dependiendo del nivel afectado. Generalmente al momento de la cirugía el paciente lleva años de sintomatología  insidiosa. El diagnóstico se realiza en base a los hallazgos de resonancia magnética. El tratamiento quirúrgico implica la exposición de la lesión intentando preservar la mayor cantidad de estructuras óseas para evitar inestabilidad posterior. En algunos casos con gran extensión se propone la fijación posterior de la columna para evitar la progresiva deformidad que la resección ósea extensa puede generar. Es indispensable la utilización de monitoreo de potenciales intraoperatorios para minimizar la posibilidad de deterioro neurológico postoperatorio. El análisis histológico de la muestra quirúrgica determinará el diagnóstico final con el cual se decidirá la necesidad de radioterapia postoperatoria.  En pacientes oligosintomáticos es frecuente ver postoperatorios con déficits neurológicos que suelen mejorar con rehabilitación motora  en los 3-6 meses posteriores a la cirugía. Sin embargo, los mejores resultados oncológicos y funcionales se dan en pacientes operados en forma precoz.  El seguimiento clínico radiológico es necesario para detectar recurrencias tumorales.

  1. Astrocitomas

Representan el 30% de los tumores intramedulares en adultos y el 90% en población pediátrica. Predominan en la médula cervical generando ensanchamiento asimétrico de la misma a diferencia de los ependimomas siendo en general más infiltrativos.

Resonancia magnética de astrocitoma dorsal y vista quirúrgica de la lesión

  1. Ependimomas

Suelen tener buen plano de disección con el tejido adyacente. Predominan en la población adulta localizándose en médula cérvico-dorsal en el 55% de los casos, 32% cauda equina y 13% filum terminal. Tienen alta incidencia de quistes polares asociados.

Resonancia magnética pre y postoperatoria en un paciente con ependimoma cervical.

Resonancia magnética pre y postoperatoria de ependimoma mixopapilar de filum terminal con resección completa.

Solicitar un turno Derivar pacientes Donar a Fleni