Compartir en

Patologías y Tratamientos


Trastornos de la conducta alimentaria

  • Anorexia Nerviosa y Bulimia Nerviosa

Sin dudas estas dos entidades son las más comúnmente citadas a la hora de pensar en trastornos alimentarios dada su prevalencia y severidad. Ambos son trastornos que se presentan en la adolescencia, principalmente en mujeres, aunque en los últimos años la incidencia de este tipo de enfermedades en poblaciones infantiles a partir de los 8-9 años ha aumentado considerablemente.

La Anorexia Nerviosa es la enfermedad psiquiátrica con mayor mortalidad. Se caracteriza principalmente por un excesivo miedo a engordar que genera una restricción alimentaria tan importante que lleva a una pérdida de peso marcada que en algunos casos compromete la vida del paciente. A esto se le suma una alteración de la imagen corporal. Los pacientes se ven “gordos” aún teniendo pesos excesivamente bajos. Frecuentemente la anorexia nerviosa se asocia a problemas del estado del ánimo y trastornos de ansiedad que deben ser correctamente diagnosticados para mejorar el pronóstico de la enfermedad.

En la génesis de la enfermedad intervienen factores hereditarios, de crianza y sucesos vitales que generan un impacto emocional significativo que hacen de “gatillo” para la expresión de la enfermedad.

La curación es posible en este trastorno, aunque existe un alto porcentaje de pacientes que tienden a evolucionar con respuestas leves o moderadas para terminar en una fase crónica de la enfermedad si no reciben un tratamiento especializado.

Es por esto que el diagnostico y tratamiento precoz y especializado es de gran importancia para apuntar a la curación completa de la enfermedad.

En cuanto a la Bulimia Nerviosa, esta se caracteriza por la existencia de episodios repetidos de ingestión de grandes cantidades de comida en periodos cortos de tiempo (atracones), seguidos de intentos de compensar el exceso de comida ingerido (por ejemplo, mediante purgas, ayuno o ejercicio físico).

También afecta casi exclusivamente a mujeres y su inicio suele ser en la adolescencia.

En general los pacientes suelen tener también un intenso miedo a aumentar de peso y alteración de su imagen corporal. Sin embargo, la restricción importante de comida les resulta dificultosa por lo que suelen alternar en ciclos de restricción alimentaria que devienen en atracones intensos y luego conductas para compensar el malestar que les genera haber tenido un atracón. Las conductas  pueden ir desde la autoinducción del vomito, uso de laxantes, diuréticos u otras medicaciones purgativas o la actividad física extenuante y compulsiva. Estas conductas de atracón y purga son de alto peligro médico por la excesiva perdida de nutrientes y electrolitos en forma abrupta, lo que suele generar alteraciones clínicas múltiples que en algunos casos comprometen la vida.

Los pacientes con bulimia nerviosa suelen tener altos índices de trastornos del control de los impulsos, problemas anímicos recurrentes y trastornos de personalidad como el Trastorno Limítrofe de la Personalidad.

El tratamiento de los trastornos alimentarios debe incluir siempre un abordaje interdisciplinario que incluya psiquiatra, psicólogo, nutricionista y médico clínico a fin de abordar en una forma integral todos los aspectos de la enfermedad.

Siendo una subespecialidad de alta complejidad, tanto en nuestro país como en el resto del mundo, el acceso a profesionales adecuadamente formados en esta disciplina suele estar condicionado por la limitada disponibilidad de estos especialistas.

El abordaje de los trastornos alimentarios en el servicio de Psiquiatría de Fleni está a cargo de una unidad especializada en este tipo de patologías compuesta por médico psiquiatra, psicólogos y nutricionistas que sigue las normativas de tratamiento basado en la evidencia aprobadas y utilizadas en los mejores centros de tratamiento del mundo. Esto nos permite hacer una evaluación exhaustiva e integral del paciente y su familia para diseñar un esquema de tratamiento absolutamente personalizado y adaptable a cada circunstancia particular.

 

  • Trastorno por Atracones

El trastorno por Atracones es un trastorno alimentario caracterizado por la ingesta de cantidades inusualmente grandes de alimentos (atracones) en forma frecuente. Durante el atracón la persona experimenta una sensación de pérdida de control sobre lo que come y se siente incapaz de dejar de hacerlo.

Este trastorno alimentario es el más frecuente y paradójicamente el menos diagnosticado. Se estima que su incidencia esta entre el 2-4% de la población general. Esta incidencia aumenta significativamente en la población con exceso de peso y obesidad. Aproximadamente un 40% de las personas con obesidad que buscan tratamiento especializado sufren este trastorno. Es por esto que su diagnóstico es tan importante a la hora de encarar un plan nutricional para descenso de peso.

Signos y síntomas conductuales y emocionales del trastorno por atracón:

  • Comer cantidades inusualmente grandes de alimentos en un periodo de tiempo relativamente corto.
  • Sensación de que su comportamiento alimentario está fuera de control
  • Comer incluso cuando se está lleno o no se tiene hambre
  • Comer rápidamente durante los episodios de atracones
  • Comer hasta que esté incómodamente lleno
  • Comer con frecuencia a solas o a escondidas.
  • Sentirse deprimido, disgustado, avergonzado, culpable o molesto por su alimentación
  • Dieta frecuente, posiblemente sin pérdida de peso

A diferencia de una persona con bulimia, después de un atracón la persona no incurre en conductas purgativas para controlar el peso.

La gravedad del trastorno por atracones está determinada por la frecuencia con que se producen los episodios de atracones durante una semana.

¿Cuáles son los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar trastorno por atracones?

-Historia familiar

Es mucho más probable que tenga un trastorno alimentario si sus padres o hermanos tienen (o tuvieron) un trastorno alimentario. Esto puede indicar que los genes heredados aumentan el riesgo de desarrollar un trastorno alimentario.

-Conducta alimentaria restrictiva (dieta crónica)

Muchas personas con trastorno por atracones tienen un historial de dietas repetidas a lo largo de su vida. Hacer dieta o restringir las calorías durante el día puede desencadenar el impulso de comer compulsivamente, especialmente si tiene síntomas de depresión.

-Problemas psicológicos

Existe una alta comorbilidad entre el trastorno por atracones y otros cuadros psicológicos y psiquiátricos. Las personas con cuadros de depresión, trastornos de ansiedad, trastorno bipolar y trastorno por abuso de sustancias suelen tener una incidencia aumentada de atracones alimentarios.

Muchas personas que sufren de trastorno por atracón suelen tener pensamientos negativos sobre sí mismas y sobre sus habilidades y logros. Los desencadenantes de los atracones pueden incluir estrés, mala autoimagen del cuerpo y sensaciones de frustración.

Afortunadamente existen tratamientos eficaces para este trastorno. Es esencial un abordaje interdisciplinario para corregir aspectos nutricionales y psicológicos en forma conjunta.

Un adecuado plan nutricional ayudará a reducir la vulnerabilidad a los atracones.

El abordaje psicológico permite trabajar sobre los disparadores emocionales de los atracones.

Por último, existe una variedad de psicofármacos que ayudan a bajar la compulsividad con la comida y disminuir la frecuencia y severidad de los atracones. También es imprescindible descartar trastornos asociados como depresión o trastornos de ansiedad para dar un tratamiento integral a la problemática.

 

  • Aumento de peso relacionado con psicofármacos: Estrategias para combatirlo

Es sabido que todos los medicamentos poseen efectos secundarios o no deseables. El aumento no deseado de peso es un efecto secundario bastante frecuente asociado al uso de cierto tipo de psicofármacos. Esta problemática influye notablemente en la calidad de vida del paciente, no sólo desde el punto de vista estético, también aumenta el riesgo  cardiovascular y metabólico.

Los pacientes que experimentan aumento de peso relacionado a psicofármacos suelen tener una menor adherencia al tratamiento farmacológico ya que muchos optan por dejar la medicación al ver modificaciones en el peso.

En muchos casos es posible prevenir o minimizar al máximo este efecto secundario mediante diferentes estrategias nutricionales y farmacológicas que permitirán al profesional y al paciente soslayar este temido efecto secundario y beneficiarse del tratamiento psicofarmacológico recomendado por su médico.

La unidad de trastornos alimentarios y psiquiatría nutricional recibe interconsultas tanto de pacientes como de profesionales de la salud que desean abordar esta problemática sin descuidar su tratamiento con su médico psiquiatra o psicólogo.

 

  • Cirugía Bariátrica y descenso de peso

El problema de la obesidad ha alcanzado niveles epidémicos en el mundo occidental.

Durante la última década la cirugía de By Pass gástrico y otras técnicas de cirugía bariátrica han llevado alivio a aquellos pacientes con una larga historia de obesidad y problemas de salud relacionados a esta. Sin embargo, lo que en principio se vislumbraba como un tratamiento definitivo para el problema de la obesidad ha demostrado tener resultados más limitados  con el correr de los años.

Estudios de seguimiento de pacientes sometidos a cirugía bariátrica han demostrado que existen muchos puntos aparte del grado de obesidad para considerar antes y después de la operación. Uno de los aspectos mas importantes a tener en cuenta se relaciona con la aptitud psicológica y psiquiátrica del candidato a la cirugía.

Se ha demostrado que los pacientes sometidos a cirugía bariátrica tienen mayor incidencia de trastornos de estado del ánimo, ansiedad y abuso del alcohol que la población general. Asimismo, los pacientes con antecedentes de trastornos alimentarios, depresión y trastornos de ansiedad suelen tener peores resultados obesologicos luego de la cirugía, con tasas de descenso menores y recaídas en menos tiempo.

Esto ha llevado a que en los últimos años la evaluación psicopatológica sea un estándar cada vez mas requerido por los equipos quirúrgicos especializados en el tema.

Los profesionales de la unidad de trastornos alimentarios se encuentran ampliamente capacitados para asesorar tanto a profesionales como a pacientes en todos los aspectos psicopatológicos asociados a este tipo de procedimientos. Desde la evaluación prequirúrgica hasta el tratamiento especifico y seguimiento de las posibles complicaciones.

  • Recomendaciones

Quiero bajar de peso porque me lo indico mi médico. ¿Cómo hago?

Mantener un peso saludable es una de las recomendaciones mas frecuentes que los médicos hacen a sus pacientes. Los beneficios de un peso saludable son innegables en muchos sentidos: mejoran en forma radical el curso y pronóstico de condiciones crónicas como la hipertensión arterial y la diabetes, disminuyen el riesgo de accidente vascular cerebral y coronario, etc.

Se estima que la obesidad se asocia directamente al aumento en la incidencia de unas 300 patologías, desde diferentes tipos de cáncer a enfermedades inflamatorias y cardiovasculares.

Sin embargo, la indicación del médico no suele alcanzar para lograr el objetivo de bajar de peso. Existen diferentes cuestiones a tener en cuenta a la hora de encarar un plan de descenso de peso.

Lo mas importante es desarrollar un plan nutricional acorde a las demandas y posibilidades de cada paciente que contemple sus hábitos alimentarios, patologías medicas asociadas, posible presencia de patologías alimentarias  (por ej. trastorno por atracones, síndrome del comedor nocturno) y demás factores psicológicos que puedan estar implicados en el aumento de peso (comer emocional, etc.).

La unidad de trastornos alimentarios y psiquiatría nutricional de Fleni posee un equipo de profesionales que trabajan en forma conjunta en el abordaje de esta problemática para ayudar al paciente a obtener un resultado óptimo en la difícil tarea de bajar de peso.

 

Solicitar un turno Derivar pacientes Donar a Fleni