Compartir en

Patologías y Tratamientos


Neuralgia trigeminal

La neuralgia trigeminal es un cuadro clínico caracterizado por la aparición de crisis dolorosas reiterados en hemicara en alguna o todas las ramas del nervio trigeminal. Son crisis de dolor lacerante, en forma de descargas eléctricas que pueden presentarse en forma súbita o ser desencadenadas por eventos cotidanos como cepillarse los dientes, dar un beso, tocarse la cara, masticar o afeitarse.  Existen múltiples hipótesis para explicar la causa de la neuralgia trigeminal. La más aceptada es la compresión del nervio trigeminal en la unión de su porción central y periférica (Entry zone), a nivel protuberencial por alguna rama de la arteria cerebelosa superior y menos frecuentemente por una vena. El latido vascular continuo generaría la irritación pulsátil crónica con la consecuente desmielinización parcial del nervio.  El diagnóstico es clínico pero requiere la realización de una resonancia magnética con técnicas de angioresonancia  para detectar en lo posible el conflicto vásculo-nervioso.  Es necesario diferenciar la neuralgia trigeminal del dolor facial atípico, caracterizado por dolor continuo con pérdida de sensibilidad facial como suele verse en las lesiones tumorales o infecciosas.

El tratamiento comienza con la administración de medicación como la carbamacepina, lamotrigina, oxcarbamacepina, clonazepam, gabapentín, pregabalina y a veces topiramato en distintas dosis y asociaciones.

En casos de pacientes refractarios al tratamiento médico puede plantearse el tratamiento quirúrgico. Este consiste en 2 grandes opciones:

  • Procedimientos percutáneos
  • Cirugía descompresiva

Los procedimientos percutáneos se realizan bajo anestesia local con sedación y consisten en llegar al cavum de Meckel / ganglio de Gasser através del foramen oval. esto se realiza bajo monitoreo radiológico por la mucosa de la mejilla. Una vez que la aguja de punción llega al ganglio de Gasser se puede optar por generar una lesión térmica controlada por 50-60 segundos. Es fundamental estimular primero para que el paciente colabore identificando cuando el estímulo reproduce el territorio afectado para poder generar la lesión en la rama trigeminal afectada. En casos donde no sea necesario identificar territorio específico se puede generar una lesión con glicerol o inflando un pequeño balón (Catéter de Fogarty) para compresión del ganglio por un espacio de tiempo específico.

La descompresión microvascular consiste en exponer la compresión entre el nervio y la arteria/vena y proceder a su liberación colocando entre ambas estructuras un trozo diminuto de Teflón o músculo del paciente para mantener ambas estructuras separadas.

Buenos resultados se obtienen con cualquiera de estas técnicas en más del 80% de los casos. Sin embargo existen claras indicaciones de un procedimiento sobre el otro en base al estado clínico y edad del paciente.

Solicitar un turno Derivar pacientes Donar a Fleni