Compartir en

Patologías y Tratamientos


Craneofaringiomas

Los craneofaringiomas son lesiones tumorales originadas a partir de restos embrionarios del antiguo conducto faríngo-hipofisario  localizados en el trayecto del tallo hipotálamo hipofisario. Se originan predominantemente en la región supraselar y se extienden por crecimiento expansivo hacia el hipotálamo, región quiasmática, silla turca y III ventrículo anterior. Generalmente son de consistencia mixta con áreas sólidas y quísticas con contenido oleoso color amarillento. Su alta viscosidad está dada por los cristales de colesterol que tienen en su interior, junto a calcificaciones que suelen estar muy adheridas a las estructuras adyacentes imposibilitando muchas veces la resección completa. Histológicamente se dividen en adamantimomas, predominantes en chicos y papilares de mayor incidencia en adultos.  Si bien son lesiones no invasivas la gran reacción glial inflamatoria que generan los hace muy adherentes a las estructuras adyacentes como nervios ópticos, arterias carótidas, quiasma óptico, tallo hipofisario y pared ventricular.

Representan el 2,5-4% de todos los tumores intracraneanos y predominan en edad infantil con un segundo pico de presentación en la edad adulta.

Clínicamente pueden producir:

  • Hidrocefalia por obstrucción de la circulación de LCR
  • Alteraciones visuales como la hemianopsia bitemporal por compresión quiasmática y edema de papila con disminución de agudeza visual
  • Trastornos deficitarios hormonales como disminución de libido, cambios en el ciclo menstrual, hipotiroidismo, cansancio, diabetes insípida y en chicos pubertad precoz, distrofia genital adiposa y trastornos del crecimiento
  • Trastornos hipotalámicos como aumento desmedido de sed y hambre y cambio del patrón de sueño
  • Cambios de personalidad, depresión, agresividad y somnoliencia

La resonancia magnética y la tomografía axial permiten evaluar la extensión de la lesión. El campo visual es necesario para objetivar el daño inicial y la evaluación endocrinológica permitirá optimizar las condiciones quirúrgicas del paciente.

El tratamiento de elección es la cirugía siendo la resección máxima posible el objetivo a alcanzar. En caso de remanentes localizado en áreas elocuentes o muy adheridos se puede intentar radiocirugía para controlar el crecimiento. En caso de recidivas a repetición en forma de quiste se puede intentar la comunicación o drenaje estereotáctico de los mismos a un reservorio subcutáneo. Determinados casos pueden requerir la instilación intratumoral de material radioactivo como Ytrio 90 o Fósforo 32 para evitar la secreción del epitelio tumoral residual. Estas lesiones son muy recidivantes por lo cual es necesario un estricto seguimiento clínico radiológico.

Solicitar un turno Derivar pacientes Donar a Fleni