Compartir en

Modelado de enfermedades neurodegenerativas y cardíacas


Organoides cerebrales en el modelado de Alzheimer familiar

Organoides cerebrales: nuevos modelos humanos para el estudio de alteraciones genéticas no reportadas en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer familiar

Responsable

  • Dr. Leonardo Romorini 
    Investigador Adjunto CONICET

Otros investigadores

  • Lic. Luciana Isaja
  • Lic. Sofía Mucci
  • Dra. María Élida Scassa
  • Dr. Gustavo Sevlever

En la enfermedad de Alzheimer (EA) una pérdida específica de células cerebrales causa que los pacientes presenten síntomas psiquiátricos y neurológicos. Si bien el cerebro adulto de mamíferos conserva la capacidad de generar nuevas neuronas a partir de células madre/progenitoras neurales, estas células no constituyen una fuente abundante ni de fácil accesibilidad para su potencial uso en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. La generación de células madre neurales (CMN) a partir de células madre pluripotentes inducidas humanas (CMPIh) permite contar con herramientas muy valiosas tanto para el estudio de los mecanismos moleculares que conllevan al desarrollo de enfermedades neurodegenerativas, incluyendo la EA, como para su potencial uso en terapias de reemplazo. La posibilidad de obtener CMPIh a partir de la reprogramación de células específicas de pacientes expande aún más esta alternativa, constituyendo una fuente celular ideal para el modelado de enfermedades. El objetivo general de esta línea de trabajo consiste en obtener un sistema in vitro para estudiar un genotipo aún no reportado de la EA empleando la tecnología de reprogramación celular a partir de células de sangre periférica de paciente con una variante de secuencia candidata en el gen Presenilina 1 (PSEN1). Junto con la tecnología de edición genómica dirigida, sistema CRISPR-Cas9, para revertir la mutación buscamos dilucidar si esta mutación aún no reportada está asociada al desarrollo de la EA. El estudio está dirigido a establecer de qué forma las alteraciones genéticas impactan en el desencadenamiento de la enfermedad y en la respuesta a un determinado tratamiento, pudiendo predecir de este modo la eficacia de un fármaco.