Compartir en

Patologías y Tratamientos


Canal estrecho

El canal estrecho espinal  puede ser definido como la disminución del diámetro del canal espinal donde se aloja la médula espinal y las raíces nerviosas.

Puede ser:

  • Congénito o de nacimiento
  • Adquirido. En el proceso de envejecimiento normal, las protrusiones discales crónicas, la formación de osteofitos reaccionales, calcificaciones de los ligamentos espinales, agrandamiento de las facetas articulares y desplazamientos vertebrales pueden producir un progresivo estrechamiento del canal.

Clínicamente la estenosis del canal produce síntomas diferentes acorde a la región afectada.

1. Columna cervical

– Trastornos de marcha

– Debilidad de fuerza en miembros superiores

– Signo de Lhermitte caracterizado por la percepción de una sensación eléctrica en parte o todo el cuerpo al flexionar súbitamente la cabeza

– Rigidez de piernas

– Alteraciones de esfínteres

– Disminución del rango de movimiento del cuello

– Cervicalgias

– Pérdida de destreza manual fina para firmar, escribir, abrocharse botones o cortarse la comida

– Trastorno sensitivo en la punta de los dedos

La compresión crónica de la médula a nivel cervical empeora con la hiperextensión y conlleva el riesgo de generar daño medular denominado mielomalacia. Esta lesión se visualiza bien en las secuencias de resonancia y su presencia colabora en la toma de decisión terapéutica. El tratamiento incluye la descompresión por vía anterior o posterior en general asociada a alguna técnica de instrumentación espinal para evitar la inestabilidad que la descompresión genera.  El pronóstico depende de los síntomas y del tiempo de duración del cuadro clínico existiendo una tendencia en la actualidad a realizar cirugía en forma precoz para disminuir la aparición de deterioro neurológico.

Las técnicas más utilizadas incluyen:

  • Cirugía vía anterior

-Corpectomía con artrodesis instrumentada con placa y tornillo

– Discectomías múltiple.

  • Cirugía vía posterior

– Laminectomía

– Laminectomía instrumentada con tornillos a masas laterales

– Laminoplastía

Canal estrecho cervical

-Descompresión posterior y artrodesis instrumentada con tornillos a masas lateriales

-Descompresión con técnica laminoplastia

2. Columna dorsal

– Trastorno de marcha

– Rigidez de piernas

– Afección de esfínteres con urgencia para orinar al principio y después  incontinencia

– Alteración para caminar descalzo a oscuras

 

3. Columna lumbar

– Lumbalgia

– Limitación del rango de movimiento de la columna espinal lumbar

– Claudicación de marcha. El paciente después de caminar una determinada cantidad de metros debe parar por falta de fuerza en las piernas y severo cansancio. Después de unos minutos puede iniciar de nuevo la marcha (Síndrome de la vidriera porque los pacientes suelen pararse a mirar vidrieras para disimular). Esta alteración se produce como consecuencia de que disminuye el aporte vascular a las raíces nerviosas.

– Los síntomas empeoran cuando el paciente hiperextiende la columna como al bajar las escaleras.

– Suelen mejorar en ligera flexión del tronco por eso estos pacientes empujando un carro en el supermercado pueden caminar mucho mejor.

Es necesario descartar otras causas no tan infrecuentes de claudicación,  como los trastornos vasculares arteriales y venosos  de miembros inferiores con un eco-doppler color.

El diagnóstico se realiza con radiografías de toda la columna para ver el balance general, en movimiento para ver desplazamientos, tomografía y resonancia magnética. En casos aislados se puede todavía realizar la mielografía la cual consiste en inyectar material de contraste hidrosoluble en el canal espinal. Se toman entonces radiografías con el paciente de pie, en flexión y extensión para detectar el punto exacto de mayor compresión.

Los tratamientos dependen de la edad del paciente, grado de afección y estado clínico general. Se comienza sugiriendo bajar de peso, evitar el sedentarismo, dejar de fumar y administrando medicación analgésica en casos de dolor. Si a pesar de esto, los síntomas son incapacitantes la cirugía es una opción.

Básicamente consiste en la ampliación del canal espinal resecando el componente compresivo. Esto se realiza con distintas técnicas y puede requerir la adición de algún sistema de fijación protésica para evitar la inestabilidad espinal posterior. En el postoperatorio y hasta que el injerto de hueso autólogo se consolide se sugiere usar corset lumbosacro para ayudar al paciente a realizar pocos movimientos con la columna lumbar. Es importante realizar posteriormente una buena terapia kinesiológica para facilitar la recuperación neurológica. Los pacientes sometidos a cirugía deben realizar seguimiento a largo plazo para detectar la progresión de la patología de base a regiones no incluidas en la primera cirugía (comúnmente llamado Síndrome de adición ) y puede presentarse por debajo o por arriba de la instrumentación realizada.

En aquellos casos donde no existan claros indicios de inestabilidad espinal se puede plantear la técnica de descompresión quirúrgica sin fijación espinal.  La espondilolistesis degenerativa (desplazamiento de una vértebra sobre otra por hipermovilidad segmentaria) es clara indicación para la fijación quirúrgica ya que la descompresión sola puede empeorar el desplazamiento.

 

Canal estrecho lumbar

Puede observarse la compresión del canal que afecta la libre circulación del contraste. Comparese los cortes no afectados (verde) con el patológico (amarillo).

-Descompresión posterior y artrodesis instrumentada con tornillos pedicurales

 

Solicitar un turno Derivar pacientes Donar a Fleni