FLENI 011 5777 3200 - 24 hs
fleni
Estudios y procedimientos. Alta complejidad y precisión diagnóstica.

Estudios y procedimientos

Por palabra clave Por orden alfabético (A-Z)

Encuentre
un profesional
especializado
en su enfermedad

BUSCAR

Solicite su turno vía telefónica, llamando al 011 5777 3200

Bomba de apomorfina

Lunes a Viernes de 8 a 16 hs 5777-3200 int. 2600 asisdrmerello@fleni.org.ar movan@fleni.org.ar

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por la pérdida de neuronas que producen dopamina en una región del cerebro denominada sustancia nigra pars compacta.
La terapia de reemplazo dopaminérgica mediante tratamiento farmacológico por vía oral con levodopa que en las neuronas dopaminérgicas se transforma en dopamina, es una manera simple y efectiva de abordar las manifestaciones motoras y algunas no motoras durante los primeros años de la misma. Sin embargo a medida que la enfermedad progresa, se observa una menor eficacia y la aparición de fluctuaciones motoras y disquinesias inducidas por dicha medicación que pueden producir una significativa discapacidad. (1) En esta etapa los pacientes son muy sensibles a pequeños cambios en la concentración plasmática de las drogas, generando un estrechamiento en la ventana terapéutica, es decir los pacientes pasan de manifestar síntomas motores de la enfermedad a presentar movimientos involuntarios asociados a la medicación.
Dentro de las fluctuaciones motoras podemos encontrar el deterioro de fin de dosis (Wearing-off), que puede ser definido como una duración del efecto terapéutico de la L-dopa menor a cuatro horas, el ON retrasado o ausencia de ON (delayed ON, no ON response) caracterizado por un aumento en la latencia de inicio del efecto terapéutico de la L-dopa o directamente la falta de respuesta a una toma y los episodios de OFF impredecibles que aparecen en forma imprevista, sin aviso y no tiene relación con las tomas de L-dopa. Las fluctuaciones motoras estarían causadas principalmente por la severidad de la enfermedad. Debido a la pérdida de neuronas dopaminérgicas en la sustancia nigra, se pierde la capacidad de almacenar levodopa que se transforma en dopamina en dichas neurona, lo que sumado a otros factores como por ejemplo la absorción intestinal errática dificulta mantener niveles plasmáticos estables de levodopa.
La apomorfina es un agonista dopaminérgico de acción rápida que actúa sobre los receptores dopaminérgicos. Presenta en relación a la levodopa una latencia de acción más corta y una menor duración de efecto, pero no presenta diferencias significativas en la magnitud de la respuesta en el control de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson. (2,3)
La apomorfina aplicada en forma subcutánea es actualmente utilizada en el manejo de episodios de estado de OFF súbitos, inesperados y refractarios al tratamiento con levodopa en pacientes con enfermedad de Parkinson ya sea en forma de aplicaciones intermitentes de rescate o en forma de infusión continua.
La estimulación continua de receptores dopaminérgicos con apomorfina, se asemeja a al funcionamiento normal de nuestro cerebro, mediante una estimulación constante de los receptores dopaminérgicos. Esto la convierte en una estrategia efectiva en pacientes con fluctuaciones motoras y discinecias. Los tratamientos de infusión continua se basan en el principio de la estimulación continua de los receptores dopaminérgicos. Son tratamientos efectivos como monoterapia o permiten reducir la dosis de medicación oral que recibe el paciente. El tratamiento con apomorfina administrada por bomba de infusión continua permite administrar una dosis estable a lo largo del día, adecuada para cada paciente para reducir los períodos de rigidez, lentitud y temblor (estado de OFF farmacológico), sin llegar a la dosis de medicación que produce movimientos involuntarios (discinesias). (4-8)
La terapia de estimulación continua con apomorfina subcutánea mediante la utilización de una bomba portátil de infusión es una terapia mínimamente invasiva, fácil de instaurar y de controlar por el médico neurólogo.
El sistema está conformado por una pequeña bomba de infusión portátil de aproximadamente el tamaño de un teléfono celular, la cual va sujeta a la cintura del paciente a través de un cinturón o al pantalón pudiendo ser ocultada fácilmente bajo la ropa. La bomba está compuesta por un circuito electrónico controlado por un microprocesador que permite determinar la velocidad de infusión, una batería y una jeringa especialmente adaptada a la bomba que almacena la apomorfina, la cual está conectada a un set de infusión, similar a una guía de suero corta, que termina en una pequeña aguja subcutánea que se coloca en el tejido por debajo de la piel sobre la pared abdominal, lo que permite el pasaje continuo de apomorfina. La dosis es determinada de acuerdo a las características clínicas y la velocidad de infusión es programada por un neurólogo con experiencia en el manejo de este dispositivo, pudiendo ser modificado según el paciente lo requiera.
La eficacia de la utilización de la apomorfina ya sea utilizándola como monodroga o en asociación con levodopa en pacientes con enfermedad de Parkinson severa en forma de infusión continua ha sido demostrada en varios estudios.(4-8) Ha demostrado reducir el tiempo en el cual los pacientes se encuentran en OFF, reducción de las discinecias (4) así como también podría mejorar síntomas no motores de la enfermedad como los trastornos del sueño, ánimo o gastrointestinales entre otros (9), lo que genera una mejoría en la calidad de vida del paciente.
En conclusión es una terapia efectiva, mínimamente invasiva, bien tolerada en pacientes con enfermedad de Parkinson que presentan fluctuaciones motoras de difícil control con medicación oral.

Existen diferentes variaciones de los presentes estudios cuya preparación y requisitos varían. Comuníquese con el departamento para más información.


Especialidades relacionadas con Bomba de apomorfina

Solicite su turno online completando el siguiente formulario

Si lo desea puede completar el siguiente formulario online. Un asistente de turnos se comunicará con usted dentro de las primeras 48 horas, para agendar el turno de acuerdo a sus necesidades. Muchas gracias.